Yūrei: Los fantasmas de Japón, de Zack Davisson

0

Los fantasmas de Japón es un ensayo de Zack Davisson recientemente publicado por la editorial asturiana Satori que, por resumir en una breve definición, comprende un recorrido por la influencia de los espectros y los fantasmas en la cultura, arte y demás de Japón. No solo eso, sino que el libro está aderezado con experiencias personales que otorgan ese toque “realista” a algunos conceptos explicados en el mismo. En otras palabras, Zack Davisson habla de constructos culturales y rituales, sí, y de cómo estos se han vuelto en muchas ocasiones indivisibles de la vida cotidiana japonesa. Uno de los primeros detalles que sobresale y destaca de este ensayo es que está escrito desde el contacto personal, Zack Davisson vivió en una casa encantada. Y de hecho el libro comienza con esa anécdota personal. Davisson y su esposa vivieron en una pequeña casa de Ikeda (Osaka) donde su mujer y los invitados que llegaban a la antigua casa de vigas de madera y antiguas escaleras solían decir que allí habitaba un yūrei. La piel de gallina.

Hay algo clave en este inicio del libro. La anécdota no es solo una historia para no poder dormir. Evoca a la vívida creencia de los japoneses en lo sobrenatural ligado a lo terrenal. Con este primer capítulo en Los fantasmas de Japón, Davisson declara su posición en este sistema de creencias, esencial para la elaboración del propio ensayo. En cualquier caso, Davisson no deja que sus creencias influyan en lo que explica a partir de entonces, pero se deja claro desde el inicio que los fantasmas japoneses aluden a los secretos, deseos y miedos más oscuros y profundos de los japoneses.

Pero quizá algunos de vosotros no sepáis qué es un yūrei. ¿Habéis visto Ringu? ¿Ju-On? ¿Dark Water? Todas ellas las protagonizan un (o varios) yūrei. Personas que han muerto en situaciones violentas y sus espíritus vengativos se han quedado atrapados en nuestro plano. ¿Por qué? Pues para vengarse y hacernos la vida imposible, por supuesto. Davisson desarrolla en profundidad estos conceptos y ahonda en las referencias, posibles orígenes y en sus influencias. Con un estilo ameno y muy asequible repasa aspectos culturales variopintos como el kabuki, las artes plásticas o el cine. Algo que he disfrutado sobremanera de la estructura del libro es esa síntesis final de cada capítulo, autorreferencial y a modo de guinda de pastel que le da al libro un sentido meta interesantísimo. Es atractivo leer sobre fantasmas, pero han corrido ríos de tinta y si algo diferencia el libro de Davisson del resto son precisamente estos detalles, este acercamiento a una experiencia personal.

Como dice Davisson, los yūrei no son simples fantasmas (no como en Occidente), y hay que entenderlos en su tradición. El fantasma occidental suele ser un constructo narrativo, una herramienta de la ficción, mientras que el yūrei es tangible, existe y es real. Los japoneses creen en ellos porque están ahí, forman parte de su idiosincrasia. La propia tradición alude a estos conceptos, sin ir más lejos en festividades veraniegas como el Obon, donde se sueltan lámparas con una vela dentro para guiar a los muertos en su camino. A diferencia de Halloween es una celebración familiar, de alegría y de comunión. En definitiva, Yūrei, Los fantasmas de Japón es un libro profundo, bien estructurado y que ha conllevado varios años de investigación. Es un libro único en el sentido literal de la palabra, pocos textos tan personales y claros he leído sobre el tema. Así que si os interesa el mundo habitado por famosas yūrei como Sadako, tenéis que leer Los fantasmas de Japón.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.