Crónica del Manga Barcelona 25

0

Está acabando noviembre y sabemos que llegamos un poco tarde. Pero mejor tarde que nunca. Y es que este año hemos vuelto, por cuarta vez consecutiva, a cubrir el evento como El peso del aire. Y no queríamos dejar de contaros lo que nos ha parecido este renovado Manga Barcelona.

El Manga Barcelona es uno de los eventos más importantes en el panorama del manganime español (por no decir el que más). Hace 25 años que se iniciaba una tradición que acompaña al Halloween y que, aunque ha ido cambiando de forma y localización, ha mantenido su alma. Y es que el Barcelona Manga es el encuentro más esperado para editoriales, otakus y fans de Japón en general. Y siendo una fecha tan especial, la organización no se ha contenido en cuanto a invitados, actividades, exposiciones y eventos en general. Este cariño hacia el detalle,  hacia la trayectoria vivida, se ha visto en todos los rincones del Salón. En su nueva imagen, en la extensión, que como cada año ha crecido hasta los 152000 visitantes (con entradas agotadas para casi todos los días excepto para el jueves). 25 años de manga en Barcelona que muestran que los aficionados hemos venido para quedarnos, que la pasión por los cómics japoneses, por el anime, por todo lo que rodea esta cultura, nos encanta.

Manga Barcelona 25

Exposicion de Tsubasa Yamaguchi

El evento es el momento esperado para todos aquellos que se dedican, ya sea como hobbie o como profesión, al manganime. Como siempre, está repartido en varias zonas, separando así el merchandising, la zona de comida, la zona de exposiciones y charlas, las actividades, la zona de editoriales, la zona Nintendo (que ya lleva varios años en el Salón y sigue siendo un éxito), la zona de fanzines… Todo el mundo tiene su espacio en el Salón y aunque cada año crece un poquito, siempre se queda pequeño. Esto, sumado al hecho de que hay zonas más dinámicas y con multitud de ambientes para hacer actividades, da la sensación de que el Manga Barcelona, pese a su cambio, es más estable y consistente que nunca.

Vaciar los bolsillos, llenar las estanterías

Uno de los motivos por los que muchos de los asistentes acuden al Manga Barcelona (en los cuales me incluyo) es para vaciar la cartera al más puro estilo gif de Travolta. Las editoriales venden sus últimas novedades y ofrecen regalos a aquellos que compran varios de sus productos. Las tiendas de segunda mano, toda la zona de merchandising, los fanzines… es un lujo poder pasearse por todas las zonas del evento, contemplando las tienditas y decidiendo que acabará por llegar a tu casa. Además, todo el mundo tiene posibilidades de encontrar sus elementos preferidos: figuritas, comics, posters, fanarts, camisetas frikis y mil objetos más que harán la delicia a cualquier coleccionista.

Manga Barcelona 25

Stand de Milky Way

Como no iba a ser menos, este año tampoco me fui con las manos vacías. Los cómics que veis en la fotografía fueron algunas de las compras que  tenía planeadas, aunque las tentaciones fueron muchísimo más numerosas.

Cultura japonesa

Otro elemento que nunca falta en el Manga Barcelona es la zona dedicada a diferentes elementos de la cultura japonesa. Este ha sido un espacio in crescendo desde que el Salón empezó y poco a poco las actividades han ido en aumento. Los asistentes pueden probar diferentes delicatesen japonesas, probarse (y comprar) kimonos, realizar la ceremonia del té, aprender a cocinar, tocar el taiko, saborear sake japonés… las opciones son múltiples y todo aquel que quiera puede asistir a estas actividades.

En mi caso, una de las cosas que más aprecio del evento es la comida. Puede parecer estúpido, teniendo en cuenta que vivo en Barcelona, con un ratio de restaurantes japoneses bastante elevado. Sin embargo, la cantidad de tiendas y de variedades culinarias que abundan en el evento es irresistible. Es tradición ya el típico mochi (para mi, de té verde por favor), los takoyakis de pulpo o algún plato de gyozas. Aunque la opción de ir a pasear por la zona de Plaça España para comer fuera es una buena opción, los takoyakis son demasiado tentadores.

Exposiciones y charlas

Pero uno de los puntos fuertes del Manga Barcelona es, para mi, sus charlas y exposiciones. En el segundo caso, este año ha habido dos que me han llamado la atención. La primera, y quizá más obvia, fue la de los 25 años de salón. Es muy interesante ver como ha ido evolucionando el evento, como ha crecido y como ha cambiado desde que nació. La exposición era un homenaje a todos aquellos que, como yo, querían dejarse llevar por la nostalgia del camino recorrido. Una presentación simple, pero efectiva, para mostrar de donde viene el evento y también hacia dónde puede llegar a ir.

Manga Barcelona 25

Carlos Rubio en su charla sobre samurais y literatura japonesa

La exposición de Tsubasa Yamaguchi fue también muy interesante. La del año pasado, que mezclaba Beastars con Blacksad, fue insuperable, pero este año han querido homenajear otra autora cuyo arte es impresionante. Me encanta que cada año dediquen un espacio a mostrar obras de autores que, por suerte, podemos leer en España. Ver lo que hay más allá del cómic, los originales y los bocetos, la forma de trabajar de cada autor, es como contemplar una pequeña ventana de la mesa de trabajo de los mangakas.

Las charlas son otro punto fuerte de este evento. Hay muchísimas y de una variedad inmensa. Pude asistir a la presentación del Planeta Manga, la revista que, a similitud de la Shonen jump y otras revistas de manga japonesas, va a ir saliendo para presentar trabajos de autores españoles y dar oportunidad a artistas de nuestra tierra. También pude escuchar a uno de los grandes estudiadores de la literatura japonesa en España, Carlos Rubio, como desmontaba la figura del samurái a través de la literatura. Como el tiempo es limitado, no pude asistir a otras charlas, como la masterclass de Tsubasa Yamaguchi o la conferencia sobre eroguro de Jesús Palacios, pero que estoy segura de que fueron igual de interesantes.

Un evento que no se acaba

Cuando hablo del Manga Barcelona, lo que más me gusta al recomendarlo es esta capacidad que tiene el evento de llegar a todo su público. El programa de los cuatro días está plagado de múltiples actividades para hacer, de charlas con autores (que siempre son interesantes), de pases de cine (este año no pude asistir, aunque me apenó no haber visto la nueva película de Shinkai), de karaoke y conciertos… y si no os interesa todo eso, de muchísimas tiendas en las que comprar y descubrir tesoros escondidos. Y esto se nota en el público, en la variedad de gente que acude año tras año al evento; familias enteras, jóvenes cosplayers, niños aficionados al manga, adultos que, como yo, crecieron con el evento… todo el mundo es bienvenido y el Manga Barcelona se asegura de tener espacio para todos.

Manga Barcelona 25

Shen Long presidde la zona de merchandising del salón.

Como visitante, esta es la decimosexta vez que acudo. He vivido todos sus cambios desde entonces, he visto como la Farga iba quedándose pequeña con el paso de los años y como poco a poco el  Salón se expandía por la Fira. He visto como las modas de los cosplays cambiaban, como el público lo hacía también y crecía en número y en diversidad. Este año celebramos su veinticinco aniversario, pero el Manga Barcelona tiene cuerda para muchos años más. ¡Que así sea!

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.