Jesus de Hiroshi Okuyama

0

Una de las cosas que más me gusta de vivir en Barcelona es que es una de las ciudades más culturales de España. Esto conlleva que los que vivimos aquí podamos asistir a conciertos, eventos y festivales únicos. Hace relativamente poco conocí el D’A Film festival, un festival de cine independiente en Barcelona, con una gran presencia de películas japonesas. Ahí pude ver Jesus de Hiroshi Okuyama, un director que con tan solo 22 años ya ha ganado el premio de Mejor Nuevo Director en el festival de San Sebastián.

Yura, un niño tímido de 9 años, se traslada junto con su familia a un pequeño pueblo llamado Nakanojo, donde vive su abuela. A causa de la reciente muerte de su abuelo Satoru, la familia se muda para cuidar y acompañar a Fumi. Satoru empieza así su nueva vida en la escuela más cercana, que es una escuela cristiana.

jesus

Jesus es una película que mezcla el humor y el drama de una forma magistral. El humor viene gracias a la figura de Jesus, que vemos incorporada en la cotidianidad del día a día del protagonista. El drama, en la forma en la que la trama se va desarrollando. Yura es un niño tranquilo, extrovertido, que al principio de la película se encuentra fuera de lugar. Sin embargo, la película desarrolla bien al personaje y  como este va interaccionando con los demás gracias a la aparición de Jesus.

La película explora además el choque cultural que significa para Yura el cambio de hogar y al cambio de escuela. Esto lo hace con el simbolismo del cristianismo, algo ajeno, extranjero, para la mayoría de población japonesa. Al principio, Yura asiste a las costumbres del colegio sin conocerlas bien (la misa de las mañanas, los rezos a Dios, el uso constante de la biblia). Sin embargo, cuando aparece ese mini Jesus a cumplir sus peticiones, Yura lleva a su terreno esas costumbres foráneas.

jesus

Esta es una película que me hubiera gustado ver como japonesa, ya que en muchas ocasiones la extrañeza que siente Yura me era desconocida y, por otro lado, no sé si el humor que representa la mini figura de Jesus habría significado lo mismo si no conociera tan a fondo la influencia cultural que representa. Sin embargo y pese a eso, creo que sigue siendo una película muy disfrutable. Tranquila y reflexiva, no se toma demasiado en serio a sí misma y a su vez, muestra una evolución magnífica del protagonista y una reflexión hacia la teología.

La película oscila entre la sensación de ser un film casero (gracias a escenas gravadas con cámara de mano) a un film más pausado y profesional. La fotografía es fría, con colores azules y blancos predominantes y un juego de cámaras muy interesante, que casi parece paralizar la escena cuando ésta más lo necesita. Está claro que Okuyama, pese a su edad, conoce bien el idioma cinematográfico que quiere usar.

En conclusión, pese a ser una primera película, Jesus es un film interesante para ver, tanto desde la prespectiva occidental como la prespectiva japonesa. Me hubiera gustado que mantuvieran el título original, cuya traducción significa “I hate Jesus”, aunque el nombre español mantiene una ambigüedad interesante. Sin duda, Okuyama es un director al que seguirle la pista.

jesus

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.