Nicky, la aprendiz de bruja de Eiko Kadono

0

Desde hace unos años, Nocturna ediciones se ha propuesto traer varias obras de autores japoneses a nuestras tierras. Empezó con Kazumi Yumoto y cada año han ido sacando alguna novedad del país nipón. El pasado noviembre publicaron Nicky, la aprendiz de bruja de Eiko Kadono, el libro del 1985 que se adaptó a película de animación de Ghibli por Hayao Miyazaki.

Nicky es una pequeña bruja que acaba de cumplir 13 años y, como dicta la tradición, debe independizarse de su hogar para poder vivir de sus habilidades como bruja durante un año. La pequeña bruja decide que, en vez de volar hacia un pueblo pequeñito como le recomendaba su madre, vuela hasta una ciudad pequeña y costera, en la que empezará un pequeño negocio de mensajería.

Nicky, la aprendiz de bruja es una novela middle grade y tiene una estructura ideal como tal: capítulos cortos y una historia muy episódica. Kadono consigue con un tono ligero y cercano que la historia llegue a todo tipo de lectores: por supuesto, a su público objetivo, niños/as de entre 10 y 14 años. Pero también para jóvenes mayores o adultos que disfruten de las historias sencillas. La prosa de la autora también está enfocada a esta facilidad lectora.

Nicky aprendiz de bruja

Imagen de la adaptación de Ghibli

La historia gira alrededor de Nicky, una bruja joven y su gato Jiji. Como cada capítulo es una historia autoconclusiva, el resto de elenco es muy secundario, pero los dos personajes principales soportan bien toda la trama. El problema que le veo a esto es el hecho de que, justamente por esa falta de constancia en los secundarios, no son más que elementos que no afectan apenas a la trama. Eso impide que el lector conozca o empatice con nadie más que con Nicky y el gato.

Las historias son entretenidas, todas girando alrededor del Servicio de mensajería de Nicky. Pese al elemento fantástico, el resto de la historia es muy cotidiana y nos muestra un Japón rural y atemporal que parece un reflejo de la infancia de la autora en el norte del país. Hasta la brujería de Nicky y su madre es muy cercana y realista: la historia no gira alrededor de unos poderes elevados o de las capacidades como bruja de Nicky, sino de como ella usa el ingenio para sobrevivir y adaptarse a una sociedad desconocida.

Nicky, la aprendiz de bruja es una historia sencilla, sin pretensiones. Eiko Kadono quería llegar a los jóvenes de 10 a 13 años con una historia en la que pudieran verse representados. Nicky es un personaje muy realista, con sus defectos, sus anhelos y sus errores, pero también es un personaje fantástico al que un niño o niña podría aspirar. La autora nos traslada a un Japón pacífico, precioso y tranquilo y consigue, con ello, transmitirnos esos mismos sentimientos con su historia. Un libro cortito, ligero y rápido de leer, apto para devorar en una tarde libre y que viene con una edición preciosa de Nocturna, con las ilustraciones originales de Akiko Hayashi. La traducción de Rumi Sato es excelente, como siempre. Sin duda, uno de esos libros ideales para fans (y no fans) de los libros middle grade.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.