Nuestra salvaje juventud, de Mari Okada y Nao Emoto

0

En junio del año pasado Milky Way nos sorprendía con la publicación de una nueva licencia y con tan buena acogida que se decidió que tuviese una publicación mensual en vez de la bimensual que tanto la caracteriza la editorial. Se trataba de Nuestra salvaje juventud (Araburu kisetsu no otomedomo) con guión de Mari Okada y arte de Nao Emoto.

Nuestra salvaje juventud sigue las idas y venidas de las integrantes del club de lectura de un típico instituto japonés. Después de las clases las estudiantes se reúnen para compartir su gusto por la prosa y la poesía y debatir sanamente sus lecturas. La última publicación de una de sus autoras favoritas está a punto de salir y al leer conjuntamente la sinopsis de la novela, que trata sobre una chica que escribe una lista de todas las cosas que quiere hacer antes de morir, les surge la pregunta de qué querrían hacer ellas en esa situación, a lo que una responde tajantemente: «sexo». Esa simple palabra provocará un torbellino de emociones para todas las chicas del club que las acercará más a la línea que las separa de la infancia a la curiosidad y el deseo de explorar nuevas etapas hacía la madurez.

nuestra salvaje juventud 1

La premisa del manga me llamó mucho la atención ya que el tema sexo entre jóvenes en Japón es considerado casi como un tabú, incluso hablar de él, y me interesaba ver como se las ideaba la autora para tratarlo. Pero confieso que al leer el primer tomo, no sé si fue por las expectativas, no me encontré con lo que me esperaba y me desencantó un poco. Visto en perspectiva creo que el problema fue el distanciamiento que me provocaban las protagonistas, se me hacían extremadamente arquetípicas: la conservadora y de juicio desmedido, la tajante sombría, la inocente y vergonzosa, la bonita y sosegada que todos los chicos suspiran por ella, la cándida que aún no entiende de amores… había algo en sus caracteres que no me convencía.

Por suerte, decidí darle una segunda oportunidad al siguiente tomo de Nuestra salvaje juventud y me alegro muchísimo porque este manga ha sido una de mis mejores lecturas recientes. Creo que al construir personajes tan arquetípicos le dio a Okada la oportunidad de “desarquetípicarlos” a medida que la historia avanzaba, a hacer que sus pensamientos y sus acciones las fuesen moldeando hasta tener su propia tridimensionalidad, dando esta imagen del paso de la infancia a la madurez buscando tu propia identidad e individualidad y así hacerlas más auténticas. El hecho de ser tan diferentes las unas de las otras muestra todo un abanico de escenas dispares y cómicas a como enfrontar el sexo. Y aunque el sexo es el hilo conductor de la historia, también se plantean otras realidades a las que se enfrentan los jóvenes; como tus sueños se pueden ver truncadas, como estar a la altura de las expectativas que tienen los demás hacía ti, como saber cuándo te has enamorado, como aceptar que las amistades pueden cambiar…

nuestra salvaje juventud 2

Quiero mencionar también lo precioso que es el arte de Emoto. Los diseños de los personajes tienen el equilibrio justo de ingenuidad, pero sin infantilizarlos. Su capacidad para transmitir las emociones de los personajes en momento introspectivos es una maravilla. Y aunque es un estilo muy pulcro, Emoto no se achanta a la hora de dibujar escenas disparatadas con toques cómicos o espontáneas y brutas.

Sin lugar a duda Okada y Emoto han sido un buen tándem para contar una historia sobre una de las etapas más complicadas y por la cual todos acabamos pasando, de peor o mejor manera. Si buscáis un manga cortito lleno de personajes femeninos entrañables y con un toque profundo pese a su juventud, os recomiendo encarecidamente Nuestra salvaje juventud.

nuestra salvaje juventud 3

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.