Un día de nieve, de Ichiyō Higuchi

0

Como ya he comentado en varias ocasiones la tarea de recuperación de referentes literarios japoneses que ejerce Satori Ediciones es un tesoro. Y no solo de referentes clásicos, sino de la aportación de autores modernos, como es el caso de Higuchi Ichiyô que suponen una ruptura con el panteón de autores al que el lector occidental está acostumbrado (Tanizaki, Mishima, Sôseki y Kawabata). Es necesario añadir que hasta hace pocos años estaban disponibles para su lectura en español poquísimas autoras clásicas o modernas (con el clásico ejemplo de Murasaki Shikibu). Por esto creo que es un regalo tener entre las manos un ejemplar como Un día de nieve, de Higuchi Ichiyô.

Antes de analizar la obra vamos con un breve contexto. Ichiyô es considerada por la academia como la primera escritora japonesa moderna y la más influyente de toda la era Meiji. Pese a su escasa popularidad en Occidente Ichiyô es una autora crucial en la historia de la literatura japonesa y un pilar base en su cultura. De hecho, su retrato aparece en los billetes de 5000 yenes. Entre sus obras más conocidas (y que podéis encontrar traducidas) están Cerezos en la oscuridad, Crecer o la que comentaré en este artículo y de reciente publicación Un día de nieve, traducida por Rumi Sato.

Un día de nieve es un volumen de relatos que reflejan distintos aspectos de la vida de clase obrera en la ciudad de Tokio, en el Japón contemporáneo de la propia autora. Su estilo es engañosamente simple ya que responde a una estructura más semejante a la del guion teatral, con descripciones funcionales y directas, e incluso acotaciones para describir ciertos entornos. Además, los relatos están siempre escritos en presente y en tercera persona, algo que aporta cercanía al lector. Ichiyô se inspiraba muchísimo en grandes clásicos japoneses, ya que bebía directamente de autoras como Shikibu o Saikaku. Y como comenta el crítico literaria Donald Keene Ichiyô tenía un estilo arcaico propio que recordaba a aquellos clásicos japoneses. De hecho, hoy en día, sus libros tienen traducciones al japonés moderno ya que es prácticamente imposible para muchos jóvenes leer sus obras.

Higuchi Ichiyô centró su obra en las vidas de la clase obrera, en personas con vidas duras que pasaban de la gloria a la miseria en un pestañeo. Por ello las historias de Un día de nieve son agridulces, aunque esperanzadoras reflejan un paisaje desolador, amargo. Ichiyô no tenía miedo alguno en mostrar de forma directa y rotunda la realidad de su época, sin florituras. Es, de hecho, una bomba demoledora de ese Japón idealizado que tanto se vende a los turistas.

Los relatos en Un día de nieve son exquisitos y están escritos con mucho mimo y delicadeza. Esto, en gran parte, es gracias a la traducción de Rumi Sato, pero he subrayado numerosos pasajes que me resultaban muy evocadores y con varios significados interpretables o “ocultos”. La armonía que consigue con sus historias es realmente sorprendente y estoy seguro de que cualquier lector encontrará en sus relatos historias evocadoras en las que personas sencillas lo dejan todo por amor, o donde encontrarán terribles desengaños amorosos e historias de venganza. Quizá mis preferidas sean las historias sobre la pérdida, algo que la autora conocía de cerca. Desde luego leer a Higuchi Ichiyô es como vivir la primera nevada de invierno.

Share.

About Author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.